¿Dónde se juega mejor? ¿Android o iOS?

App Store vs Google Play

¿Android o iOS? ¿Qué plataforma es mejor para jugar? Esta es la pregunta que se hacen muchos usuarios de dispositivos móviles y aficionados al gaming, la cual, sobre el papel, es difícil de responder. Pero hay varios elementos que ayudan a llegar a una conclusión.

Aunque ambos sistemas operativos coincidan en aspectos comunes, como que al fin y al cabo son plataformas que nutren a dispositivos móviles, tipo smartphones o tablets, Android e iOS son muy distintos. Son distintos en multitud de aspectos, pero sobre todo en el modo en el cual afrontan su acercamiento al mundo del gaming. Parte de esta diferencia entre ambos sistemas es responsabilidad de cada uno de los fabricantes de las plataformas. Android, creado por Google, e iOS, una plataforma de Apple, tienen diferentes puntos de vista en lo vinculado con la manera en la que ofrecen su servicio de gaming a los usuarios.

Apple es reconocida por disponer de un sistema férreo en la aprobación de los juegos y contenidos que aterrizan en la App Store de iTunes. No es fácil hacerse un hueco en este sistema y los procesos de aprobación suelen alargarse más de la cuenta. Se han llegado a ver casos en los que los desarrolladores ven rechazadas sus creaciones debido a conflictos que en otros sistemas no existirían. La intención de Apple es conseguir que el mercado de aplicaciones de los dispositivos iOS tenga la suficiente solidez, garantías y seguridad como para que los usuarios se sientan tranquilos haciendo descargas.

App Store

Esto no impide, de todas formas, que la App Store de iTunes no sea tampoco el lugar ideal. Los controles de Apple son muy severos, pero no son perfectos. Todavía, a día de hoy, se cuelan muchos juegos producidos sin licencia o títulos que se aprovechan de lagunas legales existentes en el sector del gaming para intentar aprovecharse de la confianza de los usuarios. Sí se mantiene un alto nivel de seguridad en cuanto a la descarga de apps, pero como indicamos, la calidad de todos los juegos o su legalidad, no siempre está garantizada. Buena demostración de ello es como existen muchas producciones independientes de baja calidad que se aprovechan de las imágenes y personajes licenciados de grandes compañías que tienen desconocimiento de lo que se está haciendo con sus creaciones. Pero estos casos son reducidos y no empañan la estabilidad con la que cuenta iOS a nivel de software de gaming.

Los desarrolladores sienten que iOS es un buen escaparate para sus creaciones, disfrutando el sistema de una buena cantidad de descargas y ayudando a crear marca para sus juegos. Tener disponible un juego en iOS no es lo mismo que tenerlo en Android, lo que se nota a nivel corporativo. Además, en iOS es más frecuente encontrarnos con juegos de distribución de pago, aunque tengan una pequeña cuota. Esto se debe a que el público de iOS es más habitual del gasto en compra de juegos, lo que permite a los desarrolladores olvidarse de versiones gratuitas que no siempre son rentables y asegurarse un mínimo de ingresos desde el primer momento.

Google Play

Con Android las cosas son diferentes, que no peores. El mercado de aplicaciones de Google Play dispone de una enorme cantidad de juegos, muchos de primera categoría, pero otros muchos independientes. El beneficio de no poner tantas trabas a la aprobación de los juegos de los desarrolladores se encuentra en que la variedad termina siendo mayor. En Android se pueden ver juegos que nunca llegaríamos a ver en iOS. Títulos excéntricos, originales, bizarros, que parecen no tener razón de ser, pero que acaban siendo muy divertidos. Esta frescura es uno de esos incentivos que le proporciona a Android muchos puntos de calidad.

El problema para Android es que un gran porcentaje de los juegos que se aprueban sin referencia no son juegos originales, ni curiosos, sino producciones peligrosas para los dispositivos, apps que esconden algo detrás que podría hacer peligrar la estabilidad de los dispositivos. Google es cada vez más precavida en este sentido, pero todavía es algo que se puede mejorar.

Así mismo, y como decíamos cuando hablábamos de iOS, en Android ocurre lo contrario en cuanto a la distribución de juegos. A nivel estadístico se sabe que los poseedores de terminales Android pagan menos por la compra de juegos. Esto hace que los desarrolladores opten por lanzar muchos títulos gratuitos o free to play en los que introducen anuncios publicitarios para compensar la falta de ingresos. ¿Gratis o de pago? Esa es la eterna pregunta en este aspecto. Los usuarios de Android no pagan, pero tienen que soportar anuncios publicitarios que a veces son molestos. Es la decisión del jugador pensar qué le interesa más en este sentido.

Apps

Y por último, no hay que olvidar la disponibilidad de mandos y dispositivos de control, un terreno donde Android, de momento, le tiene la partida ganada a iOS. Hasta que no se lance un auténtico mando de calidad para iPhone e iPad, los terminales de Apple no serán apropiados para muchos tipos de juegos donde la pantalla táctil no es suficiente a la hora de ofrecer una experiencia de calidad. Dicho esto, y como siempre decimos, la respuesta la tenéis vosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *