¿De verdad nos gusta Angry Birds? ¿O es una moda?

Angry Birds gusta

Tenemos una pregunta muy seria que compartir con vosotros. ¿De verdad nos gusta Angry Birds? ¿O es una moda? Con cada vez más juegos en el mercado, su fabricante, Rovio Entertainment, ha creado toda una cultura alrededor de sus pájaros protagonistas, que ya tienen miles de seguidores en todo el mundo. ¿Pero nos lo pasamos bien jugando?.

Para ser justos, hemos hecho varias preguntas a las que queremos intentar responder. Si nos fijamos en la definición que se realiza de la palabra moda según la RAE, lo que nos indica es que se trata de algo que se encuentra “en boga durante algún tiempo”. El propio diccionario de la Real Academia Española no precisa demasiado con qué significa “algún tiempo”, para lo cual cada uno debe echarle un poco de imaginación. El primer Angry Birds se lanzó en diciembre del año 2009, por lo que ya han pasado cuatro años en los que la saga ha triunfado de manera continuada. Si entendiéramos que “algún tiempo” es un periodo inferior a esta cifra, deberíamos decir que Angry Birds no es una moda, sino que se ha instaurado en el mercado por su propio peso.

Angry Birds personajes

¿Pero de verdad nos gusta Angry Birds? Desde que en 2009-2010 el juego se convirtiera en lo más de moda del momento, en lo que te metía en las conversaciones o te hacía mantenerte más en la onda que cuando se emitió la primera temporada del reality Gran Hermano, ha llovido mucho. Al principio eras lo más guay del pueblo si en una comida familiar, o en la cena de nochebuena, te marcabas unas partidas de Angry Birds en plan “mira, tengo los últimos niveles, soy un crack”. Para 2011 ya no era tan molón ponerte a lanzar pájaros. Cuando lo hacías venía tu abuelo, ese que es tan moderno, y te decía “yo ya me he acabado todas las pantallas con 3 estrellas y tengo todos los huevos de oro”. Imposible que fuera molón ponerse a ese mismo nivel.

Llegó la versión de Star Wars y aunque algún fan de los jedi clamó al cielo por la ofensa, volvió a ser muy guay enseñar el juego de los pájaros, porque ahora tenían espadas láser y usaban poderes. No obstante, las personas que se nos ponían alrededor ya iban siendo grupos más reducidos. Mientras descargábamos versión tras versión, casi religiosamente, y las actualizaciones de niveles de los distintos Angry Birds, nos dábamos cuenta de que ya no jugábamos tanto. ¿Por qué no nos ponemos serios y nos pasamos cada uno de los juegos por tener al menos la satisfacción de dar por terminadas las propuestas de Rovio? Hay algo que nos quita las ganas, y lo difícil es que no llegamos a determinar qué es exactamente. Lo único que sabemos es que no tenemos ese mismo interés que en el pasado.

aniversario

Para Rovio esta situación se podría convertir en algo extremadamente peligroso, dado que llegará el día en que los jugadores ya no se sientan tan autómatas en cuanto a comprar y gastar en los distintos juegos de los pájaros. La compañía, eso sí, ha sido muy lista, y ha lanzado libros educativos, serie de animación y otros productos para el público infantil, el cual tiene un nivel de aceptación diferente de todas las cosas. Poco a poco es muy posible que los usuarios adultos empiecen a ver que Angry Birds ya no les dice nada, pero para cuando eso ocurra el juego ya tendrá legiones de nuevos seguidores encarnados por niños y futuros adultos para los que Angry Birds no será una moda, sino uno de los pilares de la diversión con la que crecieron en su infnacia. Con ese público el rendimiento de la franquicia estará asegurado. Hoy por hoy, otra generación, la adulta que descubrió Angry Birds en su plenitud existencial, ya no ve los pájaros con los mismos ojos.

Vía: Rovio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *